El ARTE AL RESCATE DE NUESTRA IDENTIDAD CULTURAL

En el actual mundo globalizado, muchas veces, nos enfrentamos a influencias externas que poco a poco van debilitando la identidad cultural de nuestros pueblos. Ante esta situación, el arte suele ser es un vehículo de salvamento muy eficaz que nos ayuda a mantener la identidad y recordarnos lo valioso que es conocer nuestras historias y costumbres.

En este artículo mostramos 2 ejemplos de artistas centroamericanos que por medio de su obra buscan revalorizar nuestra identidad cultural.

La hicimos un breve cuestionario a los 2 artistas y esto fue lo que nos respondieron:

JAIME IZAGUIRRE

Jaime Izaguirre

Máster en Investigación en Arte y Creación por la Universidad Complutense de Madrid (2012), Licenciado en Artes Plásticas, Opción Pintura en la Universidad de El Salvador (2011); Experto Universitario en Promoción, Programación y Gestión Cultural, por la Universidad de Granada España (2006); Participación en diversos talleres sobre fotografía, pintura, video-arte y gestión cultural.

 

¿Qué te ha impulsado a plasmar en tus obras los bienes culturales o la identidad cultural de tu país o bien de la región en tu obra?

Creo que el arte es reflejo de una época, y el artista es el “filtro” en el que los pensamientos, reflexiones y emociones de un colectivo pueden expresarse; dejando así, a través de su obra, un antecedente del momento histórico. En este sentido, la obra se convierte en el detonante de reflexiones y emociones, para el ahora y en el futuro.

Estas ideas son las que me hacen valorar las producciones artísticas, culturales e identitarias, de mi país.

¿De qué forma abordas el tema de los bienes culturales?

Los estudio para entender de dónde vengo y porqué recibo esos objetos específicos como herencia. Para el ámbito que me compete -la pintura salvadoreña- busco documentos emotivos y reflexivos de momentos históricos que tengan la capacidad de contarnos la historia desde una perspectiva particular y que abonen peculiaridades de la historia. Generalmente podemos encontrar estas historias en los libros. Cuando las encuentras, es como leer un cuento versus leer el periódico, pueden hablar el mismo tema, pero la capacidad creativa y detonadora de la imaginación y creatividad del cuento es mucho mayor.

¿Cuál es la importancia de conocer, valorar y proteger los bienes culturales?

Nos permiten re-conocernos, y eso implica re-pensarnos y por lo tanto re-inventarnos. Aprender de los que nos antecedieron y de nosotros mismos (al re-pensarnos) es valorarnos como colectivo, pues es evidenciar la herencia compartida. Así como yo soy heredero, los demás también lo son, y son tan importantes como yo, pues hacen parte de mi historia.

¿Qué opinión te merece la problemática del tráfico ilícito de bienes culturales?

Es un problema muy complejo:

Primero es un problema de educación, ya que no se promueve el valor histórico, cultural e identitario de los objetosa en las regiones a las que pertenece.

Por lo tanto, es también un problema de desinterés. En un primer momento, las autoridades pueden (y deben) incidir en la inserción de temáticas históricas, culturales e identitarias locales, así como incidir al respecto, en los programas de estudio de sus comunidades. Y, en segundo lugar, tiene que ver también el desinterés como individuos, al no preocuparnos por conocer nuestros orígenes.

Esta situación nos lleva al problema del des-arraigo, del cual puede culparse a la globalización y a la “costumbre salvadoreña” de valorar como mejor lo foráneo sobre lo local. (¡Nos han educado así!)

Pero además es un problema de valores, y es lo más grave del asunto, hablamos del constante irrespeto al otro y a uno mismo.

Los bienes culturales (por ejemplo: obras de arte entre otras) como “objetos” no tienen valor en sí; pero la historia a la que refieren es incalculable, y les otorga su verdadero valor. Es así, que la historia nos vincula como colectivo social a un contexto más amplio, el cual nos construye como personas. (Vivimos inmersos en la historia y nos influirá irremediablemente)

Cuando un local vende un bien cultural es como si vendieran parte de uno mismo, como si vendieras un dedo o una parte del cuerpo a la vez. Es así, que llegará el momento en que te quedes tan incompleto que no podrás desarrollarte plenamente, y que quizás quieras sustituir tus partes por otras: lo cual puede llevarte del absurdo a lo grotesco, incluso a negarte a ti mismo, creando problemas serios de identidad.

Esto sin contar el daño que le causas a los otros, pues les robas la oportunidad de completarse a sí mismos, su historia, herencia cultural, identidad. Les robas también la oportunidad de convertirse en un colectivo social, de respetar al otro. Por lo tanto, se fomenta también la violencia, porque no respeto al otro, porque dejo de identificarme con el otro y porque pierdo elementos que me vinculan con el otro.

¿Qué mensaje le envías al público general sobre la protección y cuidado de los bienes culturales?

Cuidar los bienes culturales no es un capricho o un lujo, es una necesidad, y un derecho, como lo puede ser el progreso. Hay que tomar las medidas necesarias para preservar los bienes culturales en un registro digno y accesible, que nos permita continuar la construcción de nuestra identidad como colectivo social, sin rivalizar con el desarrollo de la sociedad. Es más, los bienes culturales pueden aportar al desarrollo económico de una sociedad, si se construyen los mecanismos para proyectarlos como industrias culturales. En otros países de Latinoamérica, no solo de Europa, los bienes culturales implican un porcentaje muy alto en sus economías locales y en el PIB nacional.

Yo invitaría a los políticos y al público en general a ver a los bienes culturales como una mina de oro, PERO que como tal es finita, por lo tanto es necesario hacerla sustentable, preservarla y potenciarla.

A continuación una muestra de trabajos realizados por Jaime Izaguirre:

Pueden ver más trabajos de Jaime en el siguiente enlace: http://jaime-izaguirre-dibujos.blogspot.com/

Por otro lado, cabe resaltar que la música también juega un papel importante en el rescate de la identidad cultural de nuestros pueblos. Si bien la música no es un bien cultural tangible, hay bandas que están muy al tanto de la problemática del tráfico ilícito y saben perfectamente que esto deteriora la identidad de nuestros pueblos por lo que tratan de ayudar a la causa a través de sus creaciones musicales.

Ese es el caso de Nemi Pipali, una banda Nicaragüense que nació en 2011, y está conformada por Bruno Cortina(guitarra y voz), Michael Cortina(batería) y Evenor González(bajo) y que como expresan en la biografía publicada en su sitio web, tiene como objetivo principal “destacar la identidad latinoamericana y sus riquezas culturales.”.

Platicamos con ellos y esto fue lo que nos dijeron:

¿Qué los impulsa a plasmar la identidad cultural de tu país o de la región en su música?

El impulso que nos ha llevado a integrar elementos musicales originarios de Latinoamérica ha surgido gracias a la misma naturaleza de crecer escuchando distintos géneros musicales tanto en la casa, en la ciudad como en las distintas regiones de nuestro país. Por otro lado, nos resulta emocionante e interesante mezclar elementos, ya sean rítmicos o armónicos, con los géneros que han tenido auge a nivel global como el rock, funk y jazz. Entonces, a través de una especie de fusión o mezcla, hemos logrado destacar en nuestro sonido estas características de estilos que provienen de distintos partes de Latinoamérica. Como por ejemplo la medida de tiempo 6/8 en el Enano Cabezón, la samba en los coros de Minutos Diminutos o en el Maldito Voltaje, Sol Verde con su influencia rítmica caribeña, o bien, el final de Tantos Planetas donde experimentamos con un reggae.

¿Cuál es la importancia de conocer, de valorar y de proteger los bienes culturales?

Es sumamente importante reconocer, valorar y proteger los patrimonios culturales por que a través de ellos podemos encontrar nuestra esencia e identidad como seres humanos en nuestro planeta. Creemos que sin los patrimonios culturales existiría un vacío a un nivel existencial en cualquier sociedad ya que gracias a estos patrimonios existe la riqueza y variedad cultural que caracteriza a nuestra Madre Tierra.

¿Qué opinan de la problemática del tráfico ilícito de bienes culturales?

Realmente es una gran lástima y una gran pena que existan personas que no son capaces de valorar la importancia de estos bienes culturales y que son parte de nuestra identidad ya sea como pueblo o un país entero. Quizás debería de existir mayor educación a nivel mundial sobre el cómo debemos aprender a cuidar y proteger nuestros patrimonios y bienes. Al igual que en el ámbito artístico es necesario saber cómo es que funciona el registro de obras propias y derechos de autor.

¿Qué mensaje le enviarías al público general sobre la protección y cuidado de los bienes culturales?

Nos gustaría transmitir que nuestros patrimonios culturales son los que verdaderamente enriquecen a nuestro planeta y hay que tomar más conciencia para valorarlos y cuidarlos como se debe. Si no contamos con nuestros patrimonios culturales, o incluso si no sabemos en realidad cómo valorarlos para utilizarlos como fuente de inspiración y motivación, las raíces de nuestras identidades se van olvidando y más cuando nos han sido arrebatados, lo cual es un grave error. Como latinoamericanos, es sumamente una prioridad a nivel sociocultural comenzar a preservar y valorar de verdad estos patrimonios. Existe una coherencia natural en que cada pueblo o grupo social, cuente con su propia identidad y características, y tenga su propia oportunidad de surgir y marcar una diferencia en el mundo. Para ello, tenemos que aprender a cuidar y valorar nuestros patrimonios y además, aprender sobre nuestra historia.

A continuación una muestra del trabajo de Nemi Pipali y su canción Enano Cabezón que forma parte del disco “Crece” el cual pueden descargar en el sitio web de la banda: www.nemipipali.com

No quisieramos despedir esta nota sin compartir con ustedes la opinión de otra destacada artista de la región, su nombre es Sara Boulogne.

Sara Boulogne

Sara Maria Boulogne, nacida en San Salvador el 26 de Enero de 1980. Licda. en Artes plásticas de la Universidad de El Salvador, opción cerámica. Máster en educación media superior del Tecnológico de Monterrey, México. Entre las muestras artísticas más recientes y destacadas se pueden mencionar:  Invitada a la V trienal Internacional del Tile cerámico en República Dominicana. (2013-2014). Preseleccionada para la IX Bienal de Artes Visuales del Istmo centroamericano BAVIC. Participante de la Subasta SUMARTE, desde el año 2012 hasta la actualidad.. Ponenente del I Congreso de cerámica de Mesoamérica y el Caribe, Museo Calderón Guardia en Costa Rica (2013). Con exposiciones colectivas en El Salvador, Guatemala y Perú.

Le hicimos dos preguntas sobre la temática y estas fueron sus respuestas:

¿Cuál es la importancia de conocer, valorar y proteger los bienes culturales?

El reconocer el valor de los bienes culturales implica que hay una consciencia sobre su origen y cómo estos forman parte de la construcción de la historia y por tanto de la identidad de los Salvadoreños. Al ser conscientes de esta importancia se puede desarrollar una apreciación y cuido hacia los mismos para fortalecer la formación de una ciudadanía participativa en el desarrollo cultural y en el crecimiento del mismo.

¿Qué opinas sobre el tráfico ilícito de bienes culturales y que mensaje  enviarías al público?

Esta situación continuará sucediendo mientras no exista conciencia de la importancia de los bienes culturales como elementos que contribuyen de forma histórica a la construcción de la identidad como país. Todos los ciudadanos podemos participar para que esta práctica deje de ser normal y se hagan cumplir las leyes que de forma escrita protegen los bienes culturales, pero que en la realidad cotidiana no se hace cumplir. Es una labor de todos aprender a valorar y colaborar con la toma de conciencia al respecto.

Es difícil enviar un mensaje a un público que por lo general no escucha sobre estos temas, pero para mí lo primero es informarse, lo segundo es entender esa información y lo último es la reflexión y el cambio que esta genera. Quizás a los que estamos relacionados con la producción y cuido de bienes culturales el mensaje es que es una labor de todos y de todos los días hacer que los que creen que no participan de esto se den cuenta, que es una construcción colectiva de identidad, no de unos pocos.

A continuación mostramos algunos trabajo de la artista.

Pueden ver más trabajos de Sara en el siguiente enlace: http://saboulogne.deviantart.com/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *