Carta del equipo coordinador de la campaña

Como equipo coordinador de la campaña de UNESCO para sensibilizar a la población de Centroamérica y República Dominicana sobre el tráfico ilícito de bienes culturales, quisiéramos compartir algunas reflexiones sobre los ejes temáticos de la campaña.

Para nosotros siempre ha sido importante que la campaña ofrezca información para hacer hincapié en el daño que genera el tráfico ilícito de bienes culturales y en la enorme dimensión del fenómeno en la región. Sin embargo siempre tuvimos claro que nuestro deseo, en conjunto con UNESCO, es que el énfasis de la campaña se focalice en lo que nosotros como ciudadanos podemos hacer para combatir este fenómeno criminal. Por ello, después de reflexionar sobre cuáles son las acciones que podemos llevar a cabo, definimos una propuesta de tres acciones consecutivas que a su vez se convirtieron en los tres ejes temáticos de la campaña: conocer, valorar y proteger nuestro patrimonio cultural.

El primer paso es conocer nuestro patrimonio cultural. La vorágine de la vida cotidiana y de los problemas que aquejan constantemente a nuestros países nos ha impedido en muchos casos desarrollar dinámicas de conocimiento, preservación y difusión tanto de nuestros saberes y patrimonios culturales como de nuestra historia en general. Es imprescindible que brindemos nuestra atención en estos procesos y generemos espacios de acceso a este intercambio de información sobre nuestro patrimonio.

Ahora bien, al tener acceso a esa información el siguiente paso es valorar su importancia en nuestras vidas. Es fundamental que entendamos que nuestro patrimonio cultural es la imagen patente y actual de nuestra identidad, es el elemento que nos cohesiona como comunidad y que nos permite posicionarnos de forma crítica como individuos y como sociedad frente a la realidad y sus problemas. También es importante darnos cuenta que los bienes y saberes culturales están ahí para que nos apropiemos de su poder simbólico y lo incorporemos a nuestras cotidianidad: son una fuente inagotable de conocimientos y valores estéticos y políticos que enriquecen el sentido de nuestras vidas.

En ese sentido, el saqueo sistemático e indiscriminado de nuestros bienes culturales es un ataque directo a nuestra cultura, por lo tanto a nuestra identidad colectiva. Así que el tercer paso de nuestra propuesta es generar conciencia de la necesidad de proteger nuestro patrimonio. Para ello no sólo basta con conocer y valorar nuestros bienes y saberes culturales. Es necesario compartirlos en nuestro círculos sociales, generar discusiones y señalamientos sobre los eslabones de la cadena de tráfico, ejercer presión desde nuestras comunidades para que las autoridades lleven a cabo acciones concretas para combatir este flagelo. El patrimonio cultural es de todos y por lo tanto todos debemos protegerlo: sólo en la medida en que cada sector de la sociedad cumpla con las acciones que le corresponden podremos disminuir el tráfico ilícito. Nosotros, como sociedad civil, podemos defender nuestro patrimonio cultural si nos preocupamos conocerlo, valorarlo y protegerlo.

Esperamos fehacientemente que esta campaña sea un aporte en la dirección que plantean estos tres ejes temáticos en la región de Centroamérica y el Caribe. Aún queda mucho trabajo por hacer, pero es así, con esfuerzos colectivos y coordinados, que podremos asegurar la permanencia y protección de nuestros bienes culturales, no sólo para nosotros mismos si no para todas las generaciones futuras en nuestra región.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *